miércoles, 11 de enero de 2017

Silencio

Scorsese firma su "película soñada", un relato sobre los últimos misioneros jesuitas enviados a Japón. Deprime bastante ver otra vez a los misioneros meterse donde no los llaman para aprovecharse de los más débiles e ignorantes, pero las creativas torturas de los japoneses lo compensan. Andrew Garfield protagoniza y lleva todo el peso de forma más que correcta, y la película está bien pero es muy, muy lenta y un poco aburrida (sin llegar a Kundun, por suerte). 5,5/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada